viernes, 7 de noviembre de 2014

ADELITAS

Las Soldaderas mantuvieron viva y fecunda la Revolución Mexicana y sin ellas la Revolución no hubiera existido.
Durante todas las guerras e invasiones los soldados utilizaban "su soldada" para emplear a una mujer como sirvienta. La mujer iba al cuartel a cobrar su sueldo o soldada. De ahí el nombre de soldadera. La soldadera se encargaba de hacer las previsiones necesarias. Trabajar para un soldado se convirtió, rápidamente, en una manera de ganarse la vida y mantener a sus hijos.
Como las sirvientas, las soldaderas eran LIBRES, podían irse a la hora que se le antojara, acompañar a los soldados por todo el país o cambiar de hombre a voluntad. Pero muchas no esperaron a que llegaran las tropas rebeldes a sacarlas de la monotonía de su vida y fueron en su encuentro. Muchas mujeres se hicieron famosas entre el fuego de ametralladoras y los fusiles, y dirigieron grupos rebeldes. Al principio repartían propaganda, transportaban armas para los rebeldes o eran soldaderas base pero muchas fueron coronelas zapatistas:






ROSA BOBADILLA: Mujer de Severiano  Casas, coronel zapatista, al morir éste, Zapata la nombra coronela y le da la responsabilidad de su marido, aceptando estar al frente de 200 campesinos revolucionarios. Fue una figura destacada en más de 168 acciones armadas.


CARMEN PARRA (CORONELA ALANÍS): En 1910 se incorporó a las filas revolucionarias se caracterizó por trasladar información a Madero y posteriormente unirse al ejército de Pancho Villa, luchando en la División Norte.

CLARA DE LA ROCHA: Luchó a su padre en el bando Maderista.







CARMEN VÉLEZ:  Estuvo al mando de más de 300 hombres.















PETRA RUIZ: Apodada "la echa balas" era una mujer de carácter violento, experta con el cuchillo, pistola y rifle. Lideró una brigada con 1000 mujeres.




Hubo algunas que fueron inspiración para temas revolucionarios musicales, este es el caso de Adela Velarde Pérez "La Adelita" nombre por el que también son conocidas esta aguerridas mujeres. Otro caso fue el de
Valentina, soldadera de la división del norte, famosa por su valor, murió a los 116 años en el norte del país, sus cenizas fueron lanzadas al viento como ella había vivido, LIBRE.